« Texto de la "lección" de Benedicto XVI en La Sapienza | Inicio | Medios de comunicación: Benedicto XVI se pregunta por una "info-ética" [+] »

20 enero 2008

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

Gracias por tan buena explicación y detalles. Estaba tratando de traducir parte del texto de Benedicto XVI para incluirlo en mi blog, pero me encuentro con el suyo y me resulta mucho más facil y más rápido;) incluir directamente un link a tan buen material. Muchas gracias.

¿Respetar las opiniones o respetar a las personas que expresan esas opiniones aunque esas opiniones sean vomitivas en su contenido? ¿Hay que respetar una opinión que diga que a los judíos hay que encerrarlos en campos de exterminio?

Muchas gracias, Ljudmila, por el link.
Muchas gracias también, Carlos, por la cuestión que planteas, que a mi modo de ver no es pequeña, si nos atenemos al sentido propio de las palabras, más que al sentido genérico.

Me explico, aunque pienso que ya se entiende bien, y la explicación puede parecer demasiado académica o incluso de tonalidad engreída o paternalista. Cosa que no desearía ni de lejos.

Es cierto que, si se hace un mínimo de justicia a la gnoseología, a la teoría del conocimiento, hay que distinguir entre lo que se conoce en términos de verdad y se expresa en proposiciones asertivas y lo que comunmente llamamos "opinión", que de suyo es algo que de inmediato implica la persona. Se suele llamar "opinión" a lo que alguien afirma, en una variedad de alternativas, pensando que lo contrario o lo distinto de lo que esa persona afirma puede ser verdadero. Se trata siempre de algo íntimamente ligado a la subjetividad de la persona, aunque se hagan proclamas de objetividad y de verdad... Pero no parece oportuno ahondar más por aquí.

Es cierto también que está de por medio la cuestión de la "autoridad", tanto la de quien sabe, como la del que manda. Son dos cosas muy distintas, en las que tampoco es oportuno detenerse aquí. Cuando se habla en términos predominantes de autoridad de tipo "poder", y no de tipo "saber", en principio el "respeto" significa tolerancia.

Junto a esta disyuntiva lógica entre "poder" y "saber", hay sitio para un ámbito peculiar, dentro del "saber". Las opiniones y los saberes ciertos, y las verdades que se presentan en la vida social como "proposiciones de valor", en principio (por ejemplo, con J. Bochenski y su "¿Qué es autoridad?: introduccion a la lógica de la autoridad") no deben ser consideradas como propias de la autoridad deontológica, del poder dar órdenes, sino más bien propias de la autoridad epistemológica, del saber acerca de la realidad. No es lo mismo la autoridad de la afirmación de que los planetas describen órbitas más o menos circulares o elípticas que la autoridad de la ley que prohíbe fumar en lugares públicos.

Como decía, hay además un caso peculiar, que es el de las opiniones o proposiciones "de valor", que -enunciada como proposición epistemológica-, encierran de suyo una fuerza deontológica. La proposición que dice "la catedral de Burgos es una joya del arte gótico" más bien se sitúa en la órbita de la autoridad epistemológica, pero encierra con su solo ser enunciada una "orden" que más o menos dice que "debe ser respetada, conservada, etc."

Ante "opiniones" de este tipo conviene tener una actitud de respeto: cuando menos, algo del tipo "entiendo lo que dices, y en ello parece que hay o puede haber de qué hablar". Incluso aunque la consideremos errónea, porque pensamos de otro modo. Para eso está el diálogo, para hablar acerca de lo mismo y ver de conocerlo mejor. La verdad, como decía Platón en su Carta VII, surge como un relámpago cegador en el diálogo.

En el caso de "opiniones" relativas a la autoridad deontológica, que son de suyo consejos fuertes o más bien órdenes (o leyes), y si uno mismo es el autor o detentador de esa autoridad, cabe sólo la "tolerancia", el no aplicarla sin más y dejar -por razones asociadas al bien común, en principio- que alguno(s) no la cumpla(n).

Entiendo muy bien lo que dice Carlos: hay que respetar a las personas que están en un error, sin necesidad de respetar el error mismo. Cierto: pero ese respeto ¿es más bien del tipo "tolerancia" con las personas que actúan contra una ley justa, o es un "respeto" del tipo "entiendo lo que dices, y en ello parece que hay o puede haber de qué hablar"?

Entiendo que el "respeto" del que aquí se habla está más bien en la órbita de la autoridad epistemológica y de este último "entiendo lo que dices, y en ello parece que hay o puede haber de qué hablar", que propicia el diálogo sin precisamente abdicar ni mucho menos renunciar de entrada al propio saber, ni a su exposición pública.

Por esta razón, decía al final de la anotación que Benedicto XVI habla de "respetar siempre las opiniones de los demás", que es lo destacado por todos en todas partes. Pero también habla a renglón seguido, sin solución de continuidad, de "buscar, con espíritu libre y responsable, la verdad y el bien". Eso es el diálogo de interlocutores que se respetan como personas que hablan y dicen cosas. Diálogo en el que nadie agrede a nadie con sus proposiciones u opiniones, sino que de ordinario se busca (se debería buscar) la verdad, porque es ahí donde aparece: como luz cegadora que a duras penas somos capaces de soportar los que la alumbramos en el diálogo ("dia-logos" = "a través de o conforme a la razón", repite una y otra vez el profesor Ratzinger) según decía Platón.

Un cordial saludo, JJ

el título en la prensa alemana era algo así como "la fe no se impone", en la línea de lo que se dice acerca de que B16 hace una invitación a una fe amable (y atractiva) por sí sola, un saludo grande y gracias x el artículo!

Gracias a tí, Marta, que pones el lado alemán con el que se ve lo dicho por Benedicto XVI. Y tiene mucha razón el matiz, pienso, porque en asunto de fe revelada, creer sin el mérito de la aceptación libre de la gracia recibida sería una especie de solemne tontería. De ahí que luego la razón tenga su parte, para que llegue la voluntad a amar todos los matices que precisamente no se llegan a conocer por simple esfuerzo racional. Otro cordial saludo!

Decía Lippmann que el peligro claro e inminente debía ser el criterio para medir el nivel de lo tolerable de un discurso polemista: "La libertad de expresión en la vida real depende de determinadas reglas de juego y la más importante de ellas es la voluntad de que a libertad de expresión no desaparezca. Cuando un grupo de personas dice que debatirá contigo una vez, pero no te permitirá debatir de nuevo, convierte las reglas de juego en papel mojado. Su recurso a la fuerza obliga a utilizar una fuerza equivalente".

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Welcome


  • A loose exploration of Culture and Public Communication at large, by JJGN

    scr_uppsala2.jpg

    "Oiga joven -dijo Jorge Luis Borges- ¿no sabe usted que los caballeros sólo defendemos causas perdidas?"

    "Everybody knows what a story is until they sit down to write one." (Flannery O'Connor)

    "El buscar en todo la utilidad es lo que menos se adapta a las personas magnánimas y libres" (Aristóteles, Política, 1338, b)

    "Temo que no nos liberaremos de Dios en tanto que creamos en la gramática" (F. Nietzsche, El ocaso de los ídolos o cómo se filosofa a martillazos)

    "Cuando un hombre bueno está herido, todo el que se considere bueno debe sufrir con él" (Eurípides, 485-406 AC)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Libros y publicaciones

Visits


  • Starting March 19th, 2006

    Locations of visitors to this page

License





  • Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

Disclaimer

  • Most pictures, graphics and illustrations used on this blog, were collected online (e.g. via Google Image Search), but copyrights still are reserved for those who created them. If you believe some of them may infringe your copyrights and don't want them to appear on the site, please leave a comment in the corresponding post and we will delete them on demand as soon as possible.