« Prensa italiana, hoy: escándalos sexy-políticos vs. propuestas sociales ("la familia, en el centro de las políticas sociales") | Inicio | Ander Izaguirre, periodista globetrotter: "Cuanto menos publico, más me premian" »

13 noviembre 2010

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

Eso es exactaqmente lo que llevo pensando yo desde que pasé tres meses inscrito en Facebook. Me sirvió para obtener las señas e-mail de mis sobrinos mexicanos, pero me borré porque no hacían más que llegarme mails de Facebook que solo me hacían perder el tiempo.

¡Ey! Un momento, Fernando. Depende del uso que se haga de Facebook. La red social permite compartir ideas, entender el mundo un poco más, ayudar a los amigos si es preciso, hacer publicidad de empresa. El riesgo es caer en curiosear, en cotillear, y en decir banalidades. A mí me ha resultado muy útil para retomar el contacto con un montón de personas por las que siento estima, incluso es instrumento de ayuda entre universitarios.
Es cierto que se puede tener centenares de facebook friends, pero el intelegente sabe que hay pocos amigos entre ellos.

Fernando y Rafael, muchas gracias por estos comentarios, sobre los que -viendo que cada cual escribe con razones de posiciones distintas- creo estar de acuerdo. LO que personalmente me tiene intrigado por la falta de transparencia y veracidad es saber qué uso se hace de los datos que cada usuario pone en manos de Facebook, y qué nivel del privacidad es el que gobierna el asunto. Porque una cosa es que se aprovechen de tus datos para que la publicidad sea más o menos aproximada o adecuada a los datos que has dado acerca de tu situación (uso ya de por sí discutible, pero que no queda más remedio que aceptar, a cambio del "no pago por inscripción", pero que es un modo aún más rentable de "pago" para Facebook). Y otra cosa es que esos datos que cada cual pone en circulación pasen a ser "propiedad de Facebook". Y para siempre... Por mucho que resulte algo de tipo tácito que algo legalmente explícito al haberlo aceptado por parte de los que utilizan Facebook cuando han puesto la "x" en el formulario de inscripción, que en teoría implica que sí han leído y aceptado las condiciones (cosa que dudo que alguien haya hecho).

En fin, en realidad he escrito sobre lo que la película destaca, que no es necesariamente lo que hay en la realidad histórica. Y por eso en principio se tocan temas más eternos, como la amistad o la envidia o la traición, que asuntos más circunstanciales (que también se tocan en la película, no siempre con sobrentendidos, como son los que muestran la "vida de estudiantes" en sus rasgos más llamativos: alcohol, sexo, droga, etc., y menos en lo que se refiere al estudio, que quedan curiosamente como algo sobrentendido, por poner un poner). En fin, gracias Fernando y Rafael por los comentarios.

Siendo así la película (que no he visto), parece una versión americana de "L'auberge espangol", y entonces habría que tener en cuenta que para ser gráficos se utilizan estereotipos. No son aplicables a todo el mundo, pero muestran facetas interesantes del comportamiento humano. Hasta otra.

Muy interesante esta entrada. Gracias por traernos este aspecto a colación. De la película me fascinaron algunos asuntos, lo reconozco. Todavía me estoy preguntando cómo Sorkin ha sido capaz de adaptar el propio lenguaje y ritmos facebook a la gran pantalla facilitando una especie de reflexión social, por ejemplo.
A la vez, y frente a todo lo que me ha gustado, hay algo que no me ha gustado nada y que de alguna manera se encarga todo el rato de borrar(me)la tal fascinación. Se trata de que Mark Zuckerberg existe, es una persona real. Personalmente no tengo el gusto, no sé lo que "es" ni me creo capaz de juzgarlo, cosa que a través de la ficción sí que hacen los cineastas. Él se defenderá, tratará de lavar su nombre en público o lo que sea, pero este ejercicio fílmico me resulta injusto... Hasta hemos perdido las buenas costumbres como la de cambiar los nombres de Hearst por Kane...

Muchas gracias, Rafael, por la observación, pero conviene tener presente la película para saber hasta qué punto son estereotipos culturales históricamente datados (en el presente, de ordinario) o constantes humanas más universales, aquello que está en juego con un drama como el escrito por Aaron Sorkin, en este caso.

Marta, gracias por interesarte en el asunto. El caso es que estoy preparando un borrador de "paper" sobre A. Sorkin, y concretado en TSN, para un Congreso o Seminario a puerta más o menos cerrada sobre las ficciones literarias y cinematográficas, en Santiago de Chile, la semana que viene. Me sobra material por todas partes y, como veo que también te sucede, a mí me admira lo escrito, aunque no me deje buen sabor de boca... Por eso, entiendo que es un drama más trágico que otra cosa, indudablemente con el asunto de llamar Zuckerberg (en vez de Kane) a un personaje, habiendo ahora mismo una persona llamada Zuckerberg (en vez de Hearst).

Y me parece estupenda la fórmula "Rashomon" de ofrecer las distintas versiones acerca de los mismos 'sucesos', y en un contexto judicial, que de suyo resultan inevitablemente convertidos en 'acontecimientos' con diversos sentidos, según el procedimiento usado en este caso por Sorkin y David Fincher. Porque no invita al relativismo en la medida en que así salva esa distancia respecto de la historia efectivamente sucedida, dado que si no nos interesa la veracidad de los testimonios ni la de quienes nos los hacen conocer de modo dramático (Sorkin y Fincher no coinciden, por ejemplo, en el sentido que tienen las imágenes finales, con Mark Zuckerberg pidiendo/buscando una "amistad-facebook" con Erica), y lo que realmenten queremos saber es la 'verdad verdadera' de la historia, quizá debamos esperar al día del juicio final para conocerla, si es que entonces aún nos interesa. Porque esa verdad de tipo absoluto ni es propia de la ciencia histórica, ni desde luego el periodismo, incluso bienintencionado y tal, es capaz de llegarle a la suela de los zapatos.

De todos modos, te copio a continuación lo que acabo de escribir como borrador de los primeros párrafos del "paper", precisamente sobre algo parecido a lo que mencionas. A ver qué te parece:

Para hacerse cargo de 'The Social Network' (que el mismo Sorkin considera como un trabajo de 'no-ficción', sea ello lo que fuere) no es –en principio- necesario saber mucho del nacimiento de Facebook, ni de los ulteriores conflictos de quienes participaron con Mark Zuckerberg en esos comienzos; ni siquiera acerca de lo que significan las redes sociales en el mundo en que vivimos. De igual modo que, por decirlo en pocas palabras, para hacerse cargo del Enrique V de Shakesperare no hay que saber demasiado –en principio- de quién fue y qué hizo realmente tal rey inglés, ni cómo sucedió la batalla de Azincourt, o su matrimonio con Catalina de Valois, por ejemplo.

Las obras dramáticas que se basan en asuntos históricos no responden –en principio- de la fidelidad histórica de cada uno de los aspectos de los que tratan. Entre otras cosas, porque ni siquiera se puede decir que las mismas obras históricas sean, o pretendar ser de suyo, ajenas a cualquier predilección de parte al presentar los conflictos.

En cualquier caso, las obras dramáticas que no son pura creación ficticia nacida de la imaginación poética, sino que se valen de personas y hechos reales, no tratan habitualmente de lo sucedido entre esas personas reales en el entorno de esos hechos reales. Tratan más bien –trabajando poéticamente sobre los 'cómos' que dan razón de los 'qués' históricos- de asuntos universales, de pasiones y sentimientos, virtudes y vicios propios de la condición humana, que resultan aparentemente situados en ese contexto. Sobre todo, porque en ese contexto hay condiciones de posibilidad para la verosimilitud de lo que se cuenta, y por tanto se puede ir más al fondo de las cuestiones universales en juego, yendo más allá de las concretas circunstancias históricas.

Y esto, suponiendo que se trata de buscar hacer 'juego limpio' realmente poético en su dramatismo y en sus aspectos temáticos, y no un alegato o panegírico ideológico de alguien o de algo históricamente hecho, etc.

Ya ves, Marta, que hay mucho de lo que pensar, estudiar y hablar en este negocio que tenemos entre manos. Me parece que hoy en día cada vez asoma con más claridad y fuerza el acercamiento y el intercambio de herramientas narrativas y dramáticas entre los trabajos destinados a la comunicación pública más o menos 'informativa' o al espectáculo de 'entretenimiento'. No sólo para mal, porque no creo que esto sea una deriva patológica y perversa, sino también para bien, por así decirlo. En fin, que hay que poner las neuronas académicas a trabajar en estos asuntos fronterizos y de futuro...

Muchas gracias por el comentario y la consiguiente provocación a seguir pensando.

Estoy de acuerdo con lo que planteas. He sido tajante en mi post, pero a decir verdad me ha costado más de tres semanas ponerme en plan tajante... no era capaz porque pesan muchos aspectos interesantes. Efectivamente hay distancia con respecto a lo narrado (y "mostrado" en este caso) sobre Zuckerberg, la que da un juicio y las visiones distintas que allí emergen y se contraponen y/o complementan. Además, no se "juzga" directamente al personaje-persona, incluso se le trata con compasión a través de la abogada Marilyn (por da espacio para la redención personal del personaje). Cierto es también que "The Social Network" es más que Mark Zuckerberg y el nacimiento de Facebook y que tiene mucho de genialidad el modo con que el guionista y director convierten lo concreto en universal: virtudes, vicios, afectos, pasiones... Se ha hablado de reminiscencias de Ricardo III, de Shakespeare y de otras brillantes tragedias.
Todo esto es muy de agradecer. El solo hecho de que la película te provoque tanto flujo reflexivo ya es una buena noticia, me parece a mi.
Pese a todo, no puedo dejar de ver la imagen de "asshole" del creador de Facebook, un tipo que está vivo (no muerto y por tanto al que no se le ha juzgado el alma), expuesta a la mirada de muchísimos espectadores. A Enrique V, allá donde esté, le será indiferente lo justo o injusto de su imagen fílmica... porque sobre él ya se ha dicho la última palabra; pero, sinceramente, a ese chaval jovenzuelo multimillonario del que estamos hablando le marcará de algun modo que esta película haya salido a la luz. Algun efecto tendrá sobre su alma... y no quisiera ser Fincher ni Sorkin para cargar con la responsabilidad.
A esto me refería antes, en realidad, solo que no he logrado explicarlo mejor...
Me interesa mucho lo que vayas/vayáis trabajando con la película! Saludos.

Leo con gran interés el debate que se ha generado aquí a propósito de la comunicación que Juan José está preparando para Chile. En efecto, dentro de unos días nos reuniremos en Santiago unos cuantos interesados en estos temas para conversar y, espero, dialogar largo, sobre asuntos de ficción. El grupo de trabajo que tengo el honor y peso de presidir se llama "Repensar la Ficción". Veremos qué sale: sin duda cosas muy interesantes. Gracias por el esfuerzo, Juan José. Y gracias Marta, Rafael y Fernando por alimentar la conversación.

Muchas gracias por los ánimos, Carmen Sofía: veremos qué asuntos salen, entre todos los ponentes, en las horas de conversación abierta que has organizado para presentar diversas perspectivas, hallazgos y propuestas en el "repensar" la ficción.

Muchas gracias, Marta, por hablar de tu largo proceso de repensar hasta llegar a tener una visión "tajante", que más bien veo (perdón por el pobre juego de palabras) como asociada al "tajo" que suponen estas lides, y menos a posición inconmovible a rajatabla.

Entiendo que esta película, como tantísimas otras cosas que se han publicado antes y después de ella en la prensa o en revistas especializadas (he leído más de 50 largos artículos, críticas y estudios sobre la película, Facebook, y sobre Zuckerberg tipo Kane y tipo Hearst) sin duda influirán sobre Zuckerberg. Como, de hecho, influyen sobre cada uno de nosotros, aunque no traten explícitamente acerca de cada uno de nosotros.

No sé si lo publicado influirá en Zuckerberg mucho, poco o casi nada. Y tampoco sé si será "para mal" como parece dejar pensar tu comentario, o será "para bien" de Zuckerberg. Ni idea. No podemos saberlo, ni siquiera en el caso de que alguien pretendiera que lo publicado periodísticamente y lo ficcionalizado sobre Zuckerberg fuera "para bien" de Zuckerberg. Siempre hay que contar con que cada cual es -tutto sommato, a fin de cuentas- libre de recibir personalmente lo que le atañe en lo que se publica o se deja de publicar, de uno u otro modo.

Por esto me ha venido a la memoria lo escrito por Robert Spaemann acerca de "ficción" en su libro "Personas. Acerca de la distinción entre 'algo' y 'alguien'".

De entrada Zuckerberg-Kane es un "algo", mientras que Zuckerberg-Hearst en "alguien".

Y, como dice Spaemann en ese capítulo del libro, entiendo también que "el arte muestra lo que las personas son", en la medida en que pone la apariencia como apariencia y la representación como representación. El control del mundo humano no está bajo el control de la naturaleza. "La no-identidad con la propia naturaleza -dice Spaemann- es lo que nos obliga a llamar a los hombre 'personas'". A diferencia de los animales, nuestros juegos y fiestas son "excesos" que "son fines en sí mismos" (no tienen el carácter funcional que se da en los animales, aunque también exigen un gasto desproporcionado y absurdo de energía, esfuerzo, recuesos materiales y tiempo).

Resulta, sigue diciendo Spaemann, que "las personas no son roles, pero sólo son lo que son interpretando alguno, es decir, estilizándose de algún modo". Y plantea -ya puestos a decirlo en directo de modo trascendente fuerte- las Confesiones de Agustín de Hipona como una estilización que busca, no rechazar cualquier rol, sino revestirse del único rol verdadero, "revestirse de Cristo". Y la verdad a cuya luz se descubre San Agustín, no es "su" verdad, sino la verdad del bien, que según palabras de Platón es 'común a todos' (en el Gorgias), y ante la que todos somos mentirosos...

Vivimos en un mundo interpretado: lo dice Holderling en su "poéticamente habita el hombre la tierra"... Y vivimos interpretando el mundo interpretado, y -a diferencia de los animales, sigue diciendo Spaemann- somos capaces de reflexionar sobre la interpretación 'como' interpretación, relativizando la propia interpretación. De modo que "los hombres se manifiestan como personas en que distinguen los signos de lo designado, lo cual les permite disponer de ellos con más libertad de la que tienen para disponer de las cosas, que son lo que son sin nosotros".

En fin, siguiendo aún a Spaemann, entiendo que "uno de los prejuicios todavía no superados del pensamiento moderno es creer que algo es tanto más objetivo cuanto menos subjetivo es. El mundo subjetivo simbólico de las artes imaginativas tiene un significado que, simultáneamente, encubre y manifiesta la realidad. El arte nos enseña a ver, oír y entender lo que es. Nunca es la realidad para nosotros sencillamente lo que es. Es siempre más o menos... Lo característico de la trascendencia de la persona es que traspasa siempre los propios esquemas de interpretación del mundo y apunta a un más allá de ellos. Al hacerlo, reflexiona simultáneamente sobre los esquemas y los emancipa de la unión indisoluble con su función inmediata"...

En fin, quizá esto parece alejado del asunto inicial de Zuckerberg persona y no tanto personaje, pero entiendo que su misms capacidad de trascendendencia personal le hace acreedor de la capacidad de ir más allá del naturalismo de una presunta "realidad virtual" que cada uno nos fabricamos a nuestra medida, a partir de un presunto mundo real que sólo proporciona las materias primas... Zuckerberg, lo mismo que cada uno de nsootros, es capaz de entender el arte como ficción de algo distinto de la realidad. Y dejar de considerar en modo exclusivamente técnico cualquier "realidad simulada" como algo que debe ser vivido como realidad.

Por esto, que puede resultar abstruso y resulta largo, así dicho, es por lo que decía que también para Zuckerberg, de cara a su futuro personal, esta película, en cuanto que entiendo que es genuinamente artística, puede ser "para bien". Y en este sentido, me parece ok que se haya hecho tal cual. Luego pueden venir algunos matices, pero de entrada lo entiendo así.

PS-- he de decir, con todo, para no confundir asuntos, que es cierto que la película me parece digna de gran elogio y consideración, sin atender excesivamente al hecho que mencione y refleje personas e instituciones concretas, ficcionalizadas en personajes, seguramente sin ser bien conocidas en sí y por sí mismas (puesto que no creo que se tratara de hacer una especie de "documental con actores"), sino vista como una película más allá de la referencia a la historia. En eso estuvieron de acuerdo, entre otras cosas, los autores y las personas e instituciones implicadas, que prefirieron no debatir o negociar su representación en la película.

Por otro lado, he de decir que, si hay que tomar en cuenta el retrato fiel (más bien abstracto que fotográfico y puntual) de esas mismas personas e instituciones, entonces coincido bastante con lo que -por ejemplo- escribe Mark Harris en Inventing Facebook, o Lawrence Lessig en Sorkin vs. Zuckerberg. Pero son asuntos diversos y discubles, por supuesto, me parece: extremando un poco, se puede decir que una cosa es saber ver un fenómeno contemporáneo y presentarlo o dar cuenta de él en pantalla y otra es construir un drama trágico ficcionalizando algunos personajes e instituciones de ese mismo fenómeno. Alguien puede decir que ambos extremos son compatibles. Ok, hermosa idea: a quien se le ocurra, que la escriba, produzca, dirija y estrene. Eso es en cierto modo semejante a lo que Zuckerberg espeta a los hermanos Winklevoss acerca de la diferencia tremenda entre tener la idea de "una silla" o hacer una "buena silla".

Un cordial saludo, JJ

Vuelvo a esto después de un maratón de clases... JJ muchas gracias por tu larga respuesta que encierra tantas cosas interesantes. Me da mucho que pensar... Me viene a la mente aquello de Platón de que "la belleza es difícil". En el guión de Sorkin, interpretado muy bien por Fincher,se puede ver una silla bien hecha. No me cabe duda. Es cierto también que ni nosotros ni nadie podemos saber ni controlar la respuesta "real" de los implicados ante esta ficción. ¿Les será indiferente, o les provocará lo mejor o lo peor? Quién sabe... pero precisamente por eso, me parece, al poeta no le puede ser indiferente lo que su ficción pueda provocar(les). Estamos ante un caso de ficción con claros referentes hacia una realidad (que existe). No tengo nada que objetar al atinado modo en que se representa lo que pueden significar fenómenos como las redes sociales. Pero echo de menos -hablo ahora sin tapujos- la Caridad (con mayúsculas) que yo quisiera hacia las personas concretas a las que hace referencia. Quizá es que no lo puedo pedírsela a quienes la han hecho...!
En cualquier caso estoy muy de acuerdo con esta afirmación tuya: "la película me parece digna de gran elogio y consideración, sin atender excesivamente al hecho que mencione y refleje personas e instituciones concretas, ficcionalizadas en personajes, seguramente sin ser bien conocidas en sí y por sí mismas (puesto que no creo que se tratara de hacer una especie de "documental con actores"), sino vista como una película más allá de la referencia a la historia".
¡Qué interesante se ha puesto esto!

Marta, también vuelvo aquí tras unas cuantas cosas académicas. Yendo al grano, cierto que entiendo lo que dices de la Caridad con las personas y sus personajes (los que esas personas revisten, más o menos en conciencia), en el mundo real en que todos vivimos. Un mundo en el que hay también representaciones públicas de personas y sus personajes, en forma de nuevos "personajes adjudicados" por terceros. Eso forma parte, en no poca medida, del mismo ser persona y vivir en un mundo social en que no faltan interpretaciones más o menos públicas acerca de nosotros mismos. Nos gusten y pensemos que se ajustan a nosotros mucho, poco o nada.

En fin, el caso es que las personas que tienen un desempeño público, por razones de política o de economía o de fama, etc., suelen recibir no sólo comentarios, juicios de intenciones y críticas, sino mofas y befas. Y no es fácil establecer la línea de demarcación, la frontera del "fuera de juego" de sus personajes sociales públicos respecto de su persona.

Es cierto que, cuando no hay una crítica distante clara, sino más bien un tendencial "comprender, hacerse cargo de" la persona en la representación que se hace de ella -que más que Caridad puede ser también cálculo y cuquería interesados o buenismo genérico, sin llegar a planteamientos hagiográficos- no suelen plantearse problemas acerca de los "errores fácticos" o las "licencias poéticas". Por ejemplo, eso pasa con The Queen (film) de Frears, y un poco menos con Frost/Nixon (film). Ambos vivos, lo mismo que los personajes que les rodean, en el momento de la aparición pública de las películas.

No sucede lo mismo cuando abundan aspectos más críticos o distantes respecto de personas y personajes públicos. Por eso, entre otras cosas y a mi modo de ver, y desde luego dado el panorama cultural en que estamos, me parece que es más bien difícil razonar dialogando con terceros a partir directamente de la Caridad (que, como dices "no puedo pedírsela a quienes han hecho la película"), y pienso que resulta más conveniente y abierto al diálogo racional y a "pedírselo a quienes hace la película", plantear estos asuntos en la órbita del respeto debido a cada persona, en cuanto hay una genuina dignidad humana (siendo el implícito que esa dignidad no es algo que simplemente nos damos y quitamos unos a otros, según criterios sólo circunstanciales o de conveniencia, sino que tiene entidad "de suyo, de por sí").

En fin, como dices, todo esto se pone interesante, cuando la "adaptación" (que es tu especialidad) no parte de un texto previo, sino de la vida misma de personas concretas. Que, como tales, entre otras cosas, somos un misterio que merece respeto.

Mañana salgo para Chile, donde supongo que -al hablar de Sorkin y de TSN- saldrá esto mismo. Por eso pienso centrarme en algo que es bastante "sorkiano": la exploración de la llamada 'soberbia de la vida' en sus guiones.

Un cordial saludo.

Juanjo, te doy la razón en lo que dices. Me he expresado en este foro de una forma que no haría en otros. Coincide que estoy metida un poco en este tema de la adaptación de hechos reales, a propósito de clases en el Master, y de ahí que tenga la cabeza bien caliente...
Mucha suerte en Chile y recuerdos a los de allá. Me gusta el aspecto que has elegido y me gustará saber lo que tratáis allá. Buen viaje!

Cómo te entiendo!, porque en definitiva los asuntos de la 'soberbia de la vida' tiene mucho que ver y depender del manejo de la propia 'concupiscencia de los ojos', también referida a la avaricia por lo que uno tiene entre manos, la obsesiva preocupación, el ofuscarse por lo que hace posible el 'triunfo' de un guión o del diseño de facebook... porque como uno se descuide, la propia inteligencia, teórica, técnica y/o práctica, se considera el centro del universo y se adora a sí misma, de tal modo que las cosas que se tienen entre manos se convierten en una avarienta, viciada y peligrosa 'niña de sus ojos'...

En fin, que hay de qué en esas calenturas de cabeza que mencionas. Muchas gracias por pensar y escribir como lo haces aquí.

Verifica el comentario

Vista previa del comentario

Esto sólo es una vista previa. El comentario aún no se ha publicado.

Ocupado...
El comentario no se ha podido publicar. Tipo de error:
Se ha publicado el comentario. Publicar otro comentario

Las letras y números que has introducido no coinciden con los de la imagen. Por favor, inténtalo de nuevo.

Como paso final antes de publicar el comentario, introduce las letras y números que se ven en la imagen de abajo. Esto es necesario para impedir comentarios de programas automáticos.

¿No puedes leer bien esta imagen? Ver una alternativa.

Ocupado...

Publicar un comentario

Tus datos

(El nombre es obligatorio. La dirección de correo no aparecerá en el comentario.)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Welcome


  • A loose exploration of Culture and Public Communication at large, by JJGN

    scr_uppsala2.jpg

    "Oiga joven -dijo Jorge Luis Borges- ¿no sabe usted que los caballeros sólo defendemos causas perdidas?"

    "Everybody knows what a story is until they sit down to write one." (Flannery O'Connor)

    "El buscar en todo la utilidad es lo que menos se adapta a las personas magnánimas y libres" (Aristóteles, Política, 1338, b)

    "Temo que no nos liberaremos de Dios en tanto que creamos en la gramática" (F. Nietzsche, El ocaso de los ídolos o cómo se filosofa a martillazos)

    "Cuando un hombre bueno está herido, todo el que se considere bueno debe sufrir con él" (Eurípides, 485-406 AC)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Libros y publicaciones

Visits


  • Starting March 19th, 2006

    Locations of visitors to this page

License





  • Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

Disclaimer

  • Most pictures, graphics and illustrations used on this blog, were collected online (e.g. via Google Image Search), but copyrights still are reserved for those who created them. If you believe some of them may infringe your copyrights and don't want them to appear on the site, please leave a comment in the corresponding post and we will delete them on demand as soon as possible.