« Sobre el libro "Repensar la ficción" | Inicio | Profesionales por la Ética: nuevo Código de Deontología Médica y objeción de conciencia »

20 junio 2011

Comentarios

Fuente Puedes seguir esta conversación suscribiéndote a la fuente de comentarios de esta entrada.

"No hay medias tintas. O se está en el sistema, en la democracia, aunque sea para cambiarla; o se está fuera del sistema". Bonita frase, pero no estoy de acuerdo con las afirmaciones del artículo. Porque la cuestión no es cuáles son las propuestas de algunas -no todas- de las asambleas de las plazas. El movimiento 15M de las plazas está dominado por gente de izquierdas que se "está apropiando" de las declaraciones del movimiento. Pero la gente que sale en las manifestaciones y que apoya o simpatiza el 15M es muy heterogénea (yo también). Y la sensación generalizada es que los políticos, los bancos y la mayoría de las grandes empresas han convertido el sistema político actual de nuestro país en un coto privado donde las leyes se cambian a su gusto, y si alguna vez hacen algo ilegal, tienen trato preferente. Ejemplos los hay tantos que para qué mencionarlos. Si "los que mandan", los que tienen el poder político, económico, financiero o incluso mediático, se pasan la ley por el forro de las entretelas una y otra y otra y otra vez hasta la náusea, ¿qué va a hacer la gente indignada, protestar "dentro de la ley", ser los únicos que respetan las normas y como siempre pagar el desastre que han hecho otros? Es que incluso yo mismo, que soy un legalista hasta la médula (pongo de los nervios a mi familia con mi respeto obsesivo de las normas), de lo que tengo ganas es de mandar a la m..... todo.

El 15M es peligroso, sí, porque refleja que el hartazgo de la gente ha sobrepasado el límite del respeto a las leyes. La gente empieza a no creer en las leyes, porque quienes las hacen y las aplican no las respetan y así llevan decenios, enriqueciéndose y riéndose de los demás impunemente o casi (hay excepciones... pero también el poder judicial aparece cada día más débil y manipulado, y eso SI que da miedo). Cierto es que los ciudadanos tampoco son "inocentes" de esta situación, pero es obvio quién sale perdiendo. La credibilidad del sistema depende de los de "arriba", y los de arriba hace mucho que les da igual y que van a lo suyo. No hace falta ser un ácrata para darse cuenta.

De hecho, la gestión política del 15M es el mejor ejemplo posible de la sordidez de la clase política actual y su creencia ciega en una especie de impunidad trascendental. Lo de Puig en Cataluña es de traca, un tipo que miente y manipula de esa manera no debería haber llegado jamás a Consejero de Interior, pero ahí sigue sin dimitir, siguiendo el ejemplo de otros impertérritos políticos que no dimiten aunque tengan encima mil casos y sospechas de corrupción o simplemente de incompetencia supina. ¿Y la gente debe confiar en las leyes? ¿Por qué? Con esos ejemplos cotidianos, continuos, es imposible que sigan creyendo en el sistema.

Que el sistema pierda su base es gravísimo, pero ¿dónde empezó todo? Y lo que es más importante, ¿dónde empieza la solución? La solución no empieza por "el imperio de la ley" a palos con las furgonas de antidisturbios. O los políticos, empresarios y entidades financieras empiezan a dar ejemplo (YA, es urgente), apoyados en un poder judicial claramente independiente, o la ciudadanía responderá cada vez peor a las encuestas del CIS, hasta que se nieguen a responder porque también dejen de confiar en los encuestadores.

También es verdad que en un escenario de crisis total como éste, es normal que la gente salga a las calles. Es probable que si cambia la tendencia económica, empieza a haber empleo etc etc, la inestabilidad social disminuya y regrese la confianza en la ley y las instituciones. Pero que nadie espere que esa confianza se recupere, por ejemplo, a niveles de 2008. Ni muchísimo menos a niveles de 2000 o de 1990. La crisis agudiza la indignación. Pero la desconfianza seguirá aunque estemos todos trabajando en un escenario de pleno empleo y prosperidad.

Ah, y lo de que las propuestas del 15M son las de gasto social etcétera es, remarco, una simplificación. Es lo que han dicho en Sol y otras plazas. Pero este movimiento nació en Internet y ahí es donde sigue siendo fuerte, y si uno se mueve entre los grupos del 15M en internet, chorradas aparte que las hay muchas, se da cuenta de que el común denominador sigue siendo el mismo para la inmensa mayoría:

- cambio en el sistema electoral y político para conseguir una mayor (y más real) representatividad de los partidos. Por ejemplo, listas abiertas, cambios en la ley d'Hont y las circunscripciones... Hay muchas ideas, bastaría con que los partidos pusieran en marcha alguna de ellas para satisfacer a la gente. Todos saben dónde están las desigualdades: el bipartidismo actual es mortífero (tanto para la convivencia ciudadana como para el debate de ideas o la búsqueda real de soluciones políticas), y los nacionalismos acérrimos campan a sus anchas.

- limpieza en los partidos: fuera corruptos, tolerancia cero con cualquier actitud delictiva o sospecha fundada de ello o falta de ética. El político no sólo ha de ser limpio, también ha de parecerlo

- permitir una verdadera participación ciudadana en la política: introducir elementos de democracia directa simples, como en otros países de nuestro entorno (que aquí en eso estamos mucho más retrasados que en Europa, leches), como los referendos vinculantes para decisiones importantes (coincidiendo por ejemplo con las elecciones generales para no incrementar el gasto), o las consultas frecuentes para temas menores. O una verdadera implementación de las ILPs para que no sean destrozadas en cuanto se acercan al Parlamento, sin haber sido tenidas en cuenta lo más mínimo

- corrección en el sistema financiero. No puede ser que con una crisis brutal casi todos los bancos sigan dando beneficios anuales multimillonarios después de haber recibido unas inyecciones de miles de millones de euros para "evitar el colapso". Item más: no puede ser que después de recibir millones y de seguir ganando millones de beneficio, sigan destruyendo la economía del país negándose a dar crédito a las empresas.

Bastaría con empezar a hacer algo con estas cuatro cosas o parte de ellas para desactivar el 15M. Pero los políticos ni siquiera quieren mencionar estos temas... Saludos :)

Andrés: he leído tu largo comentario y sólo puedo decirte un par de cosas: 1) coincido prácticamente al 100% en lo que dices, tanto sobre 15M como sobre algunos de los políticos, que no merecerían recibir este importante y responsable apelativo. 2) en efecto, hay que vivir bajo las leyes, y precisamente por eso, en este caso, hay que cambiar las leyes, o algunas o bastantes de ellas, y desde luego muchos más reglamentos que las "aterrizan" de modo desastroso para la ciudadanía a la que sirven, se supone.

Precisamente por esto, entiendo que hablar de la red y tener muy en cuenta lo que pasa y hacemos en esa -digamos- nuestra "realidad virtual" no es ninguna tontería, sino precisamente algo muy necesario. Y una de las cuestiones que tiene la red es que facilita enormemente el cumplimiento cívico que en principio todos tenenmos de actuar políticamente. En efecto, los partidos políticos tienden a pasar de la democracia a la partitocracia, con los efectos perniciosos que están a la vista en todo el mundo, y siendo uno de ellos la confraternización estrecha entre esos partidos (que van dejando de ser realmente "políticos", atentos al bien comúnn de la polis) y los demás poderes fácticos, sobre todo de tipo industrial o económico y -de la misma: considerando la comunicación pública un asunto de rentabilidad empresarial, y malentendiendo su cometido primario de rentabilidad en términos de servicio- los poderes, digamos, de tipo comunicativo.

Es decir, entiendo bien el arranque y un poco el desarrollo de parte del 15M, como queja, protesta, pataleta, etc., de quien ha sido excesivamente complacido en sus deseos y apetencias inmediatas, y ahora no sabe cómo actuar una vez despiertos políticamente.

Pero de esto en adelante no se puede clamar a la luna para que lluevan puestos de trabajo y menos impuestos, etc: las utopías políticas, a fin de cuentas, implican necesariamente un cierre del futuro y de la libertad, dentro de su futurismo: una vez alcanzado ese perfecto estado, cambiando ahora casi todo, entonces ya nadie puede cambiar nada.

Entiendo que en España excesiva cantidad y calidad de ciudadanía ha abdicado de sus responsabilidades políticas (¿cuantas veces ha habido que oir aquello de "yo no me meto en política"?), bien por exceso de egoísmos e intereses consumísticos, bien por ceder a los reclamos de la partitocracia, animando a vivir sin preocupaciones, y sólo votar cada cuatro años -o antes, si hay crisis- a quien tenga mejor estilo efectivo de campaña de imagen y "merchandising": los partidos y los políticos, a fin de cuentas, se ofrecen como productos de consumo.

En fin, como cada cual, no tengo "la" respuesta a un estado de cosas tan descomunalmente en crisis. Tengo, eso sí, gran confianza en este despertar de gentes jóvenes y con ánimo de servicio público, pero no al margen de las leyes vigentes, que en principio son desde luego cambiables y también eliminables en un entorno democrático. Un cordial saludo.

Quizás la diferencia entre nuestras opiniones esté en un único matiz: que las leyes sean cambiables o eliminables en un entorno democrático. En teoría es así. En la práctica, y lo sabemos... si los dos grandes partidos no quieren, no hay política, ni cambios ni eliminaciones ni nada. O dicho de otro modo: esto empieza a ser no una democracia real, sino formal. Las quejas democráticas de la gente, si bien pocas y adormecidas durante años y años de Estado del Bienestar a tutiplén, han sido siempre las mismas. Los partidos las conocen de sobra. Pero ninguno de ellos, ni siquiera IU mientras el asunto le convino, ha hecho nada en decenios para cambiar los problemas de fondo. Y hoy día siguen sin hablar de ello (públicamente, salvo dos o tres voces un tanto disidentes aquí y allá). Ahora la gente está cabreada por el paro y la ruina, y eso, para variar, ha despertado su conciencia política. Ya era hora, gracias a Dios, aunque sea para expresar posiciones políticas y sociales de izquierda utópica. Prefiero gente que opine sobre la política de su país, aunque no opine como yo, a borregos que se dejen llevar al matadero. Y en el matadero económico estamos y por eso ahora las ovejas dejaron de serlo. Que sólo escuchemos balidos y berreos principalmente, pues qué le vamos a hacer, pero al menos la gente se ha puesto a pensar. No es función de la ciudadanía en general la de proponer medidas políticas y económicas concretas. Pero si los políticos e instituciones han hecho "dejación de funciones" durante varias legislaturas, ¿qué le queda a los ciudadanos? Nada. Sólo les queda la rebeldía civil entendida a ojo de buen cubero, con el buenismo del pacifismo de las acciones de protesta (siempre es mejor eso que la violencia tradicional de las rebeliones), pero con una clara vocación de rechazo al sistema venga como venga hasta que haya un cambio visible. Muy poco constructivo todo, pero es que la gente de la calle no está para construir paradigmas políticos, para eso están los políticos, ¿no? y los intelectuales, y las fundaciones, y las universidades... Pero llevamos ya más de un mes de movilizaciones, y más de medio año de inquietud en la Red (y antes)... y ninguno de ellos, ni políticos ni intelectuales ni think-tanks ni entidades formativas de alto nivel está proponiendo públicamente nada concreto, de forma clara y dando voz a los indignados. Y la verdad, eso me indigna tanto como el desastre actual al que nos han llevado los políticos. ¿Tan hundidos estamos en España que nadie se arriesga a salir a la palestra pública a proponer cambios reales, jugándose su prestigio y poniendo en marcha sus conocimientos e influencias?

Para bien o para mal, los impulsores del 15M desde Internet no son "personajes institucionales" ni líderes de nada. Pienso que harían un mejor trabajo político que el 95% de los parlamentarios actuales... pero son gente normal que vive vidas normales y no están en ese campo de juego. Ninguno, con bastante sentido común, ha querido proponerse como voz única del 15M. Pero hay políticos que podrían dar un paso adelante y correr riesgos de cambio. Incluso dentro de los partidos actuales. Sólo que son demasiado cobardes. Mientras tanto, la agitación continúa y continuará en los próximos meses, y más conforme se acerquen las generales, o peor aún si las cargas policiales se convierten en la estrategia de diálogo de la clase política. Yo montaría un partido político, en serio XDDD pero esas cosas no se montan de la noche a la mañana. Así que la partida continúa y nadie, aún, ha movido ficha. Mientras tanto, el sistema se precariza ante la defección de los ciudadanos. De aquí a marzo del 2012 (o antes) espero que a algún estratega de los grandes partidos se le encienda la bombilla para incluir medidas de cambio reclamadas por el 15M. Es una buena oportunidad, un buen momento. Pero cuanto más lo retrasen, peor será el escenario, mucho peor. La clase política está jugando con fuego, en mi opinión, pero siguen ignorando todas las alarmas.


Como se podrá comprobar por mis comentarios a los anteriores posts sobre el tema, estoy al 100% de acuerdo con Andrés Peral. Y he de reconocer que él se explica mucho mejor.

Y ni soy un cojomantecas antisistema, ni un perroflauta, grupos a los que algunos pretenden reducir a los "indignados". Vale, son los más visibles o los más ruidosos, y, vale, proponer ahora tirar de dinero público cuando no lo hay, o machacar más a los crean riqueza, es una memez.

Pero hay un hartazgo y un desprecio de fondo hacia la forma de funcionar de este sistema (político-económico-metiático) que es mucho más amplio. Ignorar esto me parece más peligroso que las acampadas.
(en este sentido, me hace gracia que uno de los más virulentos -es su línea habitual- críticos del #15M, Federico Jiménez Losantos, poco sospechoso de izquierdismo, venga defendiendo desde hace tiempo muchas de las propuestas que ha planteado este movimiento, y que menciona Andrés Peral).

Por otro lado, ¿más de 20 millones están representados en el Congreso de los Diputados? Me parece una afirmación un tanto arriesgada. Creo que el tema de la representación política no se puede reducir a una mera cuestión aritmética; y aún en ese caso:

- en las últimas elecciones municipales, los abstenciones y votos nulos y en blanco sumaron el 38,01%, y eso que la radicalización de la vida política y la crisis económica animaban a votar;

- en la última encuesta del CIS (http://www.cis.es/cis/opencms/-Archivos/Marginales/2880_2899/2888/Es2888.pdf), la casta política aparece como el tercer motivo de preocupación de la población (veánse las 6 primeras preguntas), sólo por detrás del paro y la crisis económica.

Saludos cordiales (y no indignados, que en este blog me siento muy a gusto).


Por cierto, se le ha olvidado citar a S. Agustín, que definía la paz como "tranquilidad en el orden".

Probablemente mi sistema límbico tomó el mando, pero la primera vez que oí aquella frase me vino la imagen del Cementerio de Arlington: http://bit.ly/my4TGX


Creo que este artículo es ilustrativo de los artículos del código penal vulnerados por el movimiento 15-M. No digo que el movimiento, no pueda aprender de sus errores y mejorar tanto en sus actuaciones y en sus propuestas, pero es bueno conocer el camino recorrido: http://www.libremercado.com/2011-06-20/manuel-llamas-los-delitos-del-15-m-60129/


Interesante artículo en El Mundo de Rodrigo Tena, Notario y uno de los blogueros de la página http://hayderecho.com/:

¿Cómo reformar el sistema político cuando los únicos que tienen capacidad para hacerlo carecen del menor interés en ello?: http://bit.ly/jTYxJh

El argumento tiene su lógica, y va en el sentido indicado por Andrés Peral en sus comentarios:

- a los partidos políticos mayoritarios, en cuyas manos está cambiar las cosas, no les interesa ahora mismo ese cambio de un statu quo que les beneficia;

- pero si una minoría consigue "de alguna manera" crear un estado de opinión suficientemente amplio en la sociedad, a esos partidos empezará a interesarles el tema ("Sólo cuando consideren que afrontar la reforma de esos temas les puede suponer un rédito electoral decisivo la considerarán seriamente.")

Eso sí, también advierte que determinadas propuestas, comportamientos y actitudes pueden jugar en contra de este movimiento.

Muchas gracias, Andrés, Samuel y Rafael, por vuestros claros y pensados comentarios, que a buen seguro han ayudado a unos cuantos a comprender mejor este fenómeno.

Resulta tan incómoda como oportuna la pregunta de José María Carrascal, hoy en ABC:

(...) ¿dónde estaban todos esos indignados cuando Manuel Pizarro le decía a Pedro Solbes adónde nos conducía el Gobierno del que era vicepresidente? Pues estaban en casita, ante el televisor, riéndose de él y de las gracietas de Solbes. ¿Por qué ya no ríen, por que están tan cabreados? Pues porque Pizarro tenía razón y ellos, no.

Pero no echemos la culpa al ciudadano corriente, que no tiene que saber de alta economía, aunque debería tener más sentido común y saber que no se atan los perros con longanizas. Lo que han fallado son las elites, empezando por las políticas, atentas sólo a las próximas elecciones y volcadas en la ingeniería social, cuando debieron atender a la ingeniería económica. No menos culpables son las elites financieras, más atentas a sus intereses privados que al interés general. Sin olvidar las elites intelectuales, que no vieron o quisieron ver el tsunami que se estaba creando, entreteniendo al gran público con sus cantos a las ideologías caducas, en vez de cumplir con su deber de analizar la situación y advertir de lo que se nos venía encima. ¿Dónde han estado durante todos estos años los grandes banqueros, los grandes empresarios, los grandes pensadores, los grandes artistas, los grandes comunicadores? Pues a la sombra del poder, gozando de los privilegios que les concedía un Gobierno deleznable y abdicando de su obligación de vigías del futuro.

Los comentarios de esta entrada están cerrados.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Welcome


  • A loose exploration of Culture and Public Communication at large, by JJGN

    scr_uppsala2.jpg

    "Oiga joven -dijo Jorge Luis Borges- ¿no sabe usted que los caballeros sólo defendemos causas perdidas?"

    "Everybody knows what a story is until they sit down to write one." (Flannery O'Connor)

    "El buscar en todo la utilidad es lo que menos se adapta a las personas magnánimas y libres" (Aristóteles, Política, 1338, b)

    "Temo que no nos liberaremos de Dios en tanto que creamos en la gramática" (F. Nietzsche, El ocaso de los ídolos o cómo se filosofa a martillazos)

    "Cuando un hombre bueno está herido, todo el que se considere bueno debe sufrir con él" (Eurípides, 485-406 AC)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Libros y publicaciones

Visits


  • Starting March 19th, 2006

    Locations of visitors to this page

License





  • Paperblog : Los mejores artículos de los blogs

Disclaimer

  • Most pictures, graphics and illustrations used on this blog, were collected online (e.g. via Google Image Search), but copyrights still are reserved for those who created them. If you believe some of them may infringe your copyrights and don't want them to appear on the site, please leave a comment in the corresponding post and we will delete them on demand as soon as possible.